lunes, 25 de junio de 2012

A cuatro manos... (ó seis, en realidad)



Nada fue premeditado, simplemente ocurrió como ocurren las cosas cotidianas, la mayoría de los invitados a la casaquinta de ese fin de semana habían decidido ir hasta el pueblo a comprar recuerdos y víveres, solo Cecilia, Mara y Claudio quisieron quedarse, a pesar de que el día no estaba soleado, disfrutando de la piscina. En definitiva al día siguiente debían volver a la ciudad y no iban a desaprovechar ni un minuto de ese paraíso.

Después de un largo rato de juegos y conversaciones en el agua, las chicas comenzaron a tener frío y terminaron dirigiéndose a la cocina para procurarse algo caliente y ropa seca. Cuando Claudio finalmente entró se encontró con que no estaban donde él creía y salió a buscarlas por la casa. Las encontró en su propio cuarto, conversando, Mara tendida en su cama y Cecilia a su lado, de rodillas, acariciando el vientre de su amiga, riendo por lo bajo y mirándolo con picardía. De pronto, tal vez impulsadas por la aparición de Claudio, comenzaron con caricias más osadas, buscándose las bocas en suaves y húmedos besos, sin dejar de mirarlo.

Todo se convertía en una fantasía sin igual, las dos mujeres entrando y haciéndolo entrar en un juego erótico que apenas se había atrevido a fantasear algunas veces sin poder expresarlo.

Durante largos momentos, cuerpo con cuerpo con cuerpo, piel con piel con piel, la ropa iba desapareciendo y los tres gozaban de besos, gemidos y suaves toqueteos.

Claudio creyó explotar cuando sintió que su deseo quedaba atrapado entre los labios de las dos mujeres, era la más sublime caricia que había recibido en su vida, las chicas se besaban y buscaban el placer del hombre. Mara le pidió que la penetrara, casi salvajemente entró en su cuerpo, mientras jugueteaba con la lengua en el clítoris de Cecilia y, juntos, lograban en primer orgasmo de las dos mujeres. Y ya no pudo contenerse, simplemente se abandonó en un clímax único dejando que todas las sensaciones contenidas se apoderaran de su cuerpo. Mientras ellas seguían con un sensual juego de caricias, dedos que desaparecían haciendo gritar de gozo a las dos, los orgasmos se sucedían y sentían que ya no podían ponerle freno a tanta pasión, agotadas y felices terminaron quedándose dormidas ante la vista de Claudio, ninguna de las dos había experimentado antes algo así, ni siquiera lo habían conversado, simplemente ocurrió, como ocurren las cosas cotidianas…

Relato escrito a cuatro manos por
La Novia
y
Maradentro
(o fueron seis, en realidad...)

29 comentarios:

  1. Que puedo decir, mas que FELICITACIONES, que magnifico relato el que nos regalan, dichosote Claudio, muy bien llevado de principio a fin, saludos estelares desde mi querida Guatemala

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Starlight!!! Me alegra mucho que te haya gustado...

      Besos Guatemala!!!

      Eliminar
  2. Nada estaba premeditado y lo que tenía que suceder sucedió, motivado por el destino.
    Precioso Relato, lleno de sensualidad y cargado de fuerza descriptiva en el maravilloso arte de Amar.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Justamente, lo mas sabroso es lo que no es premeditado, el poder del asombro es lo que nos mantiene vivos a muchos de nosotros...
      Gracias Pedro, te mando un beso

      Eliminar
  3. Desde las cosas cotidianas es de donde hay que partir, a las reales fantasías...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Áún en las cosas más cotidianas y menos pensadas hay erotismo, solo hay que encontrarlo...
      Besito Johny!!!!!

      Eliminar
  4. Estas cosas, si uno las premedita, no salen como uno cree...
    Sin ataduras, sin complejos ni exigencias, solamente placer puro y generoso, ingredientes para un cóctel pletórico de espaldas curvadas, ojos cerrados y abrazos apretados.
    Muy lindo texto!
    Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es exactamente así, el asombro no deja lugar para decepciones, y sin ataduras y con la mente abierta uno puede encontrarse con las mas placenteras situaciones...
      Etienne, gracias y beso

      Eliminar
  5. Sin premditacion, solo por placer. Interesante escrito
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Simple coincidencia de los tres, la búsqueda del placer...
      Besos y gracias

      Eliminar
  6. Nada como lo que simplemente se da.
    Muy sensual, sugerente y "motivador" relato...
    Las fantasías del "trío" están siempre en el aire... a Cecilia, Mara y Claudio se les dio sin proponérselo... aunque, en realidad, bien podría ser que "lo buscaron"...
    besos

    nosotros dos (ambos)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando uno está predispuesto a que le pasen cosas bellas y placenteras, estoy convencida, que las situaciones se dan solas... La búsqueda a veces no tiene un objetivo específico, solo placer...
      Besos a ambos y gracias por pasar

      Eliminar
  7. aplaudo esta idea de escribir juntas. Dieron rienda suelta a la imaginacion y hasta diría al deseo logrando un relato erótico muy muy "real"

    besos a las dos, me gustó mucho

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Lau, en realidad es juntos... Maradentro es el hombre con el que comparto mi vida, mis fantasías mas locas y últimamente, también, mis letras... Y nuestra imaginación, cuando le damos rienda suelta... levantamos vuelo!!!!!!!!!!

      Besote

      Eliminar
  8. Divino el relato, les salio perfecto, mi enhorabuena a las dos, besos con mi ternura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Arwen!!! Te contesto lo mismo que a Lau, Maradentro es mi hombre y, a veces, también "escribimos" algunas historias juntos...
      Besos

      Eliminar
  9. Mis felicitaciones a los dos por el magnífico relato.
    que tengas una buena semana.
    saludos.

    ResponderEliminar
  10. Tarde, pero seguro...Es que no vi la entrada en el escritorio de mi blog. Eniguei, algo así me pasó a mí en varios de mis sueños...:-)

    ResponderEliminar
  11. He venido a quererte, a que me digas tus palabras de mar y de palmeras. (Carmen Conde)
    ¡FELIZ VERANO!
    Un beso desde mis Amanteceres.

    ResponderEliminar
  12. Como todas las cosas buenas en la vida, ocurren sin ni siquiera planearlas ^^ Este trío tan peculiar pasó de los juegos en el agua a los juegos liquidos, vamos, todo un placer ;)
    Me ha encantado la historia, me parece de lo mas atrayente y bien relatada, felicidades por ese srte al expresarte y hacernos entrar en situación :D
    Un beso y muchas gracias por pasarte por mi humilde casita, feliz fin de semana ;D

    ResponderEliminar
  13. Idola! las dos! idolas! me encantaaaaaaaaaaaaaas!

    ResponderEliminar
  14. Hola!
    Cuando estas cosas suceden de improviso, más morbo y excitación producen.
    Muy bien narrado, casi parecen estar contando una experiencia propia... :-)
    Beso grande para ambas!


    RoB

    ResponderEliminar
  15. una felice giornata a te...ciao

    ResponderEliminar
  16. Muy hermoso texto, las felicito por tanta imaginacion. Me ha encantado. Novia, gracias mil. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. La imaginación viaja de cuerpo en cuerpo, de mano en mano...

    ResponderEliminar
  18. Simplemente nadie esta exento :)

    bravo!

    ResponderEliminar
  19. Muy excitante. Felicidades a cada mano y cada cerebro que forjaron la historia. Y gracias :)

    Un saludo :)

    ResponderEliminar
  20. Cualquier hombre desearía que le ocurriera esto, pero yo diría que estas cosas sólo pasan en el porno.

    ResponderEliminar

BIENVENIDO/A!!!!!!!!!
Me encantaría que me digas que te pareció...
Gracias